CONSEJOS PARA DECORAR TU HOGAR DESDE CERO

No es lo mismo redecorar un hogar que decorar por completo una casa vacía. Los amantes de la decoración suelen preferir la segunda opción, ya que acondicionar todos los espacios desde el principio es una experiencia muy gratificante. Lo importante es saber que hay que invertir mucho tiempo y, por supuesto, el dinero suficiente para poder lograr un hogar a nuestro gusto. A continuación algunos tips, que esperamos te sirvan.

 

Escoge primero los muebles

Son muchos los que a la hora de decorar una casa vacía lo primero que hacen es escoger los colores de las paredes. Sin embargo, éste es un grave error, ya que podría ser que luego no combinaran con los muebles elegidos. Es mucho más sencillo decidir primero los muebles y luego optar por los tonos de las paredes que, preferiblemente, deberán ser tonos claros, como te comentaremos más detalladamente a continuación. En cuanto a la calidad y el precio de los muebles, lo mejor es buscar una buena relación calidad-precio. Eso sí, si eres de los que se cansa rápido de las cosas, tampoco es buena idea que escojas muebles demasiado caros. Así, si te aburres de la decoración, podrás cambiarla por completo sin que te de pena deshacerte de tus muebles.

El sofá y la cama, los muebles más importantes

Como te acabamos de comentar, no es necesario que gastes demasiado dinero en muebles, sin embargo si tienes que invertir más dinero en algo es en el sofá y en la cama y, en especial, en el colchón. Así, el asiento principal de la casa no solo deberá ser estéticamente atractivo, sino que deberá ofrecerte comodidad y ser compatible en tamaño con el espacio en que lo pondrás. Lo mismo ocurre con la cama. Así, si tu casa cuenta con pocos metros cuadrados, una buena opción es escoger una cama con espacio de almacenamiento. En cuanto al colchón, no dudes en invertir, pues a muchos les cambia la vida un buen colchón.

 

 

 

 

 

 

 

 

Opta por colores neutros

Aunque te tiente decorar tu hogar con colores vibrantes y llamativos, lo cierto es que lo mejor es decidirse por tonalidades neutras, que son las que menos cansan a la vista, las más versátiles y las más fáciles de combinar. Eso sí, aunque las paredes y los muebles sean de colores como el blanco, el gris, el negro o el marrón, siempre puedes añadir alguna pincelada en tonos más alegres a través de los muebles auxiliares, los textiles, los complementos y los objetos decorativos, todos ellos elementos que se pueden cambiar sin tener que invertir demasiado dinero. Además, es importante que tengas en cuenta que los tonos claros son preferibles para espacios con pocos metros cuadrados y poca luz natural.

Personaliza espacios

No es necesario que amuebles toda tu casa desde el primer día. En realidad, lo ideal es que vayas incorporando muebles poco a poco, ya que si vas con demasiadas prisas acabarás comprando piezas que no te convenzan o que no cuadren con el espacio. Lo que sí que es importante es que añadas tu toque personal a través de los objetos decorativos: fotos, cuadros, plantas, alfombras, jarrones, etc.