PLANTAS DE PRIMAVERA PARA TU TERRAZA

Con la llegada de la primavera, poder disfrutar de la naturaleza en cualquier rincón es casi una norma no escrita. Una forma de saborearla por completo para la que no es imprescindible tener un jardín o mucho espacio verde sino, más bien, predisposición para dejarnos acompañar por las plantas y flores;

Vestir con las flores adecuadas el espacio del que dispongamos es una manera perfecta de tener nuestro propio reducto de paz y belleza natural. Un refugio personal que, además, nos servirá como válvula de escape emocional del día a día (uno de los grandes beneficios de tener plantas); y para el que el espacio no es un inconveniente.

Porque es importante que tengamos algo claro: no hay terraza o balcón pequeños para tener plantas sino, más bien, soluciones para aprovechar el espacio y creatividad. Y, lo que es más importante, conocer qué plantas son las idóneas para este tipo de lugares.

Petunias y Surfinias

Plantas perfectas para la terraza: Petunias y Surfistas

¡Las flores del sol por excelencia! Estas plantas “primas hermanas” (la Surfinia no deja de ser una planta híbrida de la Petunia) son una de las delicias de la primavera y el verano. De cuidados sencillos como ya vimos en este otro post, tan solo son exigentes con la cantidad de sol (por lo que es importante tener en cuenta que es importante que nuestra terraza disponga de una buena dosis diaria de él para verlas florecer correctamente).

Gracias a su versatilidad, son plantas con flor perfectas para plantar en casi cualquier sitio: en cestos colgados (sobre todo, las Surfinias por su carácter colgante), macetas o jardineras veremos prosperar su belleza natural.

Clavelina

Plantas perfectas para la terraza: Clavelina

Una preciosa planta resistente que, además, nos regala su floración desde comienzos de mayo hasta entrado el otoño. La Clavelina es una elección ideal para terrazas con sol pero, también, en semisombra (aguantan perfectamente las altas temperaturas pero, también, las heladas ligeras). Añadido, sus cuidados son sencillos (riegos habituales evitando encharcar y poda de aquellas flores que estén marchitas) y su única exigencia es un buen sustrato específico para plantas en flor.

Además para ayudarla a regalarnos sus flores, lo ideal es aplicarle cada quince días un abono específico para floración.

Geranio

Plantas perfectas para la terraza: Geranio

¡Uno de los protagonistas de terrazas y balcones cuando llegan los meses de sol! Pocos amantes de las flores se resisten a la belleza del Geranio, una planta perfecta para cualquier terraza y, casi, cualquier espacio. Porque es precisamente su variedad de formas (zonales, de hiedra, para maceta) lo que nos facilita poder tenerlos sin restricciones de espacio.

De cuidados sencillos y amantes del sol (aunque es importante que estén protegidos en las horas centrales del día en los meses de calor si vivimos en una zona muy cálida), tan solo nos demandarán riegos regulares (sin encharcar) y un abono de floración en los meses de primavera para que luzcan sus flores en verano.

Prímula

Plantas perfectas para la terraza: Prímulas

Una planta con sobrados motivos para recibir el sobrenombre que tiene: Primaveras. Por su colorido y belleza, las Prímulas son una apuesta ideal para terrazas con sombra o semisombra ya sea en pequeñas macetas (ideales para hacer un centro de flores, por ejemplo, para una mesa o un rincón) o en jardineras. Amantes del riego abundante, tendremos que evitar exponerlas al pleno sol y resguardarlas de las heladas (aunque las soportan relativamente bien, ya que son resistentes).

Si queremos verlas florecer con alegría (cosa que, con los cuidados adecuados, sucede desde antes de la llegada de la primavera hasta el otoño), lo ideal es aplicarles un abono de floración cada quince días.

Cala

Plantas perfectas para la terraza: Cala

La dama del jardín, una de las flores más elegantes por su sencillez y simplicidad. La Cala es una planta ideal para maceteros de tamaño mediano (ya que, al tratarse de una bulbosa, necesitará espacio para reproducirlos correctamente y lucir todavía más). Aunque son amantes del agua durante los meses de calor (en otoño, descenderemos su pauta de riego), demandarán un buen drenaje (huyamos del encharcamiento) y estar algo resguardadas del sol (ya que, en climas muy cálidos en verano, se pueden quemar sus flores).

Para poder verlas rebrotar el próximo año, lo ideal es ponerlas a cubierto del invierno si vivimos en un clima con heladas fuertes.

 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]